Amenazas chiquitas y grandotas: desamparo total

462

Planeteando

Por Francisco Vázquez Salazar ⁄ FOTO: SOStenible

México es un país rico en diversidad natural, lo que coloca al país dentro de los primeros lugares en este rubro. De entre este inventario, destaca el Arrecife Alacranes, el cual se ubica en el Golfo de México, al norte de la plataforma continental, exactamente a 130 kilómetros de Puerto Progreso, con lo que se extiende “considerablemente” el mar territorial de México y su zona económica exclusiva. El acceso a este lugar es exclusivamente por mar y desde junio de 1994 fue declarado Parque Nacional Marino por el gobierno federal.

Como la gran mayoría de este tipo de ecosistema, el arrecife coralino ofrece un hábitat ideal a infinidad de peces, como el mero, pez papagayo, arlequín, cardenal, mariposa, ángel, doncella, cabra, calamar, la raya, tiburones, tortugas, langostas y un número considerable de moluscos.

También se encuentran algunos mamíferos, como la ballena piloto y ciertos tipos de delfines. En época de anidación, la tortuga blanca y, esporádicamente, la tortuga caguama desovan en las islas del Arrecife Alacranes. La tortuga carey visita también el arrecife para buscar alimento.

El Arrecife Alacranes es la casa de aves marinas, como la golondrina peruana, la golondrina marina, bobo café, bobo enmascarado, bobo patas rojas, chimay, gaviota y golondrina real.

Estos datos los pueden recoger con mayor precisión de la sección “Sabías qué…?”, de la página web del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Hasta aquí, todo extraordinario, excepto que no se nos advierte de las amenazas, naturales y humanas, que pueden afectar este tipo de hábitat.

En efecto, una forma de acabar con una maravilla como esta es el cambio climático en el mar. Científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), concretamente del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, examinan indicadores del cambio climático en el medio marino, donde desde ya destacan el incremento del nivel del agua, de tres a cuatro milímetros por año, y la “elevación de la temperatura de los océanos, que afecta a los seres vivos que lo habitan y ocasiona la migración de especies para sobrevivir”, de acuerdo con una nota de los reporteros Guadalupe Lugo y Michel Olguín, de la Gaceta UNAM.

Otro impacto, continúa la nota, es la reducción de oxígeno en los ecosistemas, lo que provoca la muerte masiva de peces, sin contar los estragos por el aumento del bióxido de carbono en la atmósfera, motivo de la disminución del PH del agua.

Para monitorear este comportamiento, se tienen reportes enviados por observatorios, mediciones históricas y recientes y el uso de la tecnología satelital, masa informativa que, esperan los científicos, sirva de base para las generaciones de estudiosos por venir y, en general, para el cuidado del planeta.

Pero mientras la ciencia se esfuerza, está latente el otro tipo de destrucción, ese en la que el ser humano es protagonista.

Hace unas semanas se supo del aterrizaje en zona prohibida del Arrecife Alacranes de un helicóptero en el que viajaban el senador Emilio Gamboa Patrón (sí, el mismo que fue pillado en conversaciones telefónicas con el empresario textilero Kamel Nacif para echar pa’trás iniciativas de ley que no les cuadraran), el coordinador general de Puertos y Marina Mercante, Guillermo Ruiz de Teresa, y el empresario Emilio Díaz Castellano.

Hablar de qué hacían juntos estos tres, en ese lugar paradisiaco sería interminable para este espacio. Veámoslo desde este ángulo: el helicóptero que indebidamente descendió ahí, y el lujoso yate que los esperaba al pie del macizo, causaron daños importantes al ecosistema arrecifal. Pero más allá de sanciones y pagos, está el daño más deplorable: el valemadrismo. Un senador que no conoce de leyes o las ignora groseramente, un funcionario indolente y cómplice y un empresario vestido de cuerpo completo de depredador.

Y dicen que no era la primera vez. ¿Así como? Querido mar, querido planeta, la indefensión total, el desamparo…


 

fvs10@hotmail.com

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here