Mejorar calidad, eficiencia y equidad en educación: OCDE

273

FOTO: Ixbalanqué Danell Pérez

De acuerdo con el nuevo informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) Competencias en Iberoamérica: Análisis de PISA 2012, los países iberoamericanos deben redoblar sus esfuerzos para mejorar la calidad y la igualdad de sus sistemas educativos. “La educación y las competencias son la base del crecimiento incluyente en Iberoamérica y la clave para superar desafíos económicos y sociales compartidos como la baja productividad, la falta de inclusión social y la elevada tasa de desempleo juvenil” manifestó la Directora de Gabinete del Secretario General de la OCDE y Sherpa ante el G20 Gabriela Ramos, durante la presentación del informe en Madrid, donde también participó la Secretaria General Iberoamericana, Rebeca Grynspan.

Competencias en Iberoamérica: Análisis de PISA 2012 hace un análisis cualitativo y pormenorizado de los datos de PISA 2012 para los países iberoamericanos incluidos en esta prueba internacional (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México, Perú, Portugal, España, Uruguay), cuyos nuevos resultados (PISA 2015) serán presentados globalmente el próximo 6 de diciembre por el Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría, en Londres.

Competencias en Iberoamérica: PISA 2012 ofrece una visión general sobre el estado de las competencias en los países iberoamericanos, presentando los niveles de desempeño de sus estudiantes y los desafíos a los que se enfrentan para competir en mercados cada vez más globalizados.

El informe muestra que, pese a los avances obtenidos en la última década, el desempeño de los estudiantes iberoamericanos en PISA sigue estando lejos del promedio de la OCDE. Los países latinoamericanos obtienen una puntuación en el tercio inferior de la distribución en matemáticas en PISA y España y Portugal, si bien tienen resultados similares a la media de la OCDE, siguen lejos de países con mejores resultados como Corea y Japón.

El desempeño en matemáticas ha mejorado a lo largo de los años en la mayoría de los países iberoamericanos. Países como Brasil, México o Portugal han progresado mucho más que el promedio de la OCDE. A pesar de ello, en América Latina, más del 50% de los estudiantes de 15 años de edad no alcanzan el nivel básico de competencias para ingresar al mercado de trabajo o perseguir un nivel superior de educación. En España y Portugal, el 25% de los estudiantes no alcanzan estos niveles mínimos. Menos del 2% de los estudiantes consiguen niveles excelentes de desempeño en América Latina, lo que constituye una fuerte limitación para que estas economías puedan avanzar hacia actividades de alto valor añadido, basadas en la innovación y el cambio tecnológico.

La falta de equidad sigue siendo un reto mayúsculo para los países iberoamericanos, donde se observan diferencias importantes entre alumnos en función de su estatus socioeconómico. Los alumnos que provienen de familias socioeconómicamente desfavorecidas repiten año con mayor frecuencia y muestran tasas menores de acceso la educación preescolar, ambos factores asociados a peores resultados futuros. También persisten los desequilibrios de género, con diferencias entre niñas y niños en matemáticas y comprensión lectora mayores que la media de la OCDE en prácticamente todos los países de la región.

Gabriela Ramos subrayó que, para mejorar el desempeño educativo y los niveles de equidad en Iberoamérica, es indispensable una mayor inversión en educación y una mejor asignación de los recursos existentes que promueva la inclusión y haga frente a las desigualdades. Actualmente, los estudiantes de menor nivel socioeconómico tienden a estar concentrados en colegios con recursos educativos de menor calidad, lo cual acentúa las desigualdades en el desempeño. Asimismo, enfatizó la necesidad de seguir mejorando la calidad del profesorado, y declaró: “El profesorado es el insumo fundamental para cualquier sistema educativo. Es necesario seleccionar a los maestros entre los mejores estudiantes, proporcionarles una formación de calidad y oportunidades de desarrollo profesional con incentivos apropiados para atraer y retener a los mejores”.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here