Ángel Gurría decepcionado de la COP-25

230

OCDE

Paris, 19 December 2019.- I am very disappointed that COP 25 in Madrid did not achieve the decisive, collective and ambitious outcomes that the climate emergency demands from world leaders.

Despite the commendable efforts by Chile as Chair and the impressive work by Spain as host, this unsatisfactory result reflects the current geo-political context, the predominant focus on short-term national interests and a lack of trust among countries, but this is still no excuse for inaction. Urgent action is needed to rebuild the foundations for strong collective action if we are to avoid the rapidly increasing dangers of climate change.

One of the key goals of COP 25 was to agree a solid and effective framework for carbon markets under the Paris Agreement. The failure to do so means that it will make it more difficult and more expensive for countries to reduce GHG emissions. Another area where progress was lacking was transparency – the fundamental element of the Paris Agreement needed to provide countries with the reassurance that others are living up to their promises.

Ambitious climate action by governments would deliver huge well-being benefits for their citizens, far outweighing the short-term costs. These benefits include improved air quality and health, more liveable cities, better jobs in cleaner industries, and more robust global value chains and food security. Most importantly: there is no other way forward. The clock is ticking and we are not rising up to what is needed in order to preserve the planet.

Climate finance remains critical for the success of our collective efforts. The commitment to provide USD 100 billion a year by 2020 made by developed country governments has both symbolic and substantive importance. Our most recent estimates show that the goal of USD 100 billion a year by 2020 is still attainable. But only if developed countries urgently step up their efforts to scale up public finance and improve the effectiveness with which this finance is used, and to mobilise private finance sufficiently in order to enhance resilience and capacity in the poorest and most vulnerable economies.

It is time to move from negotiation to ambitious action. I therefore welcome the agreement of the San José Principles for High Ambition and Integrity in International Carbon Markets, adopted by a group of leading countries in the margins of COP 25. These principles will ensure that the use of carbon markets guarantees environmental integrity and strengthens overall mitigation efforts by participating countries.

I also welcome the launch of the Santiago Action Plan that sets out the actions needed to mainstream climate change in economic and financial policy. The OECD is proud to contribute to the work of the Coalition of Finance Ministers for Climate Action that is driving this agenda forward.

The OECD stands ready to support the current and incoming COP Presidencies to achieve the outcomes we need at COP 26 in Glasgow to drive forward implementation in the crucial decade to come. It is time to conclude the negotiations and move on to action. Glasgow or bust!

*Statement by the OECD Secretary-General Angel Gurría on the outcome of COP 25

Read more about OECD work in support of climate action: www.oecd.org/environment/cc

Working with over 100 countries, the OECD is a global policy forum that promotes policies to improve the economic and social well-being of people around the world.

En Español

París, 19 de diciembre de 2019.- Estoy muy decepcionado de que la COP 25 en Madrid no haya logrado los resultados decisivos, colectivos y ambiciosos que la emergencia climática exige de los líderes mundiales.

A pesar de los encomiables esfuerzos de Chile como presidente y el impresionante trabajo de España como anfitrión, este resultado insatisfactorio refleja el contexto geopolítico actual, el enfoque predominante en los intereses nacionales a corto plazo y la falta de confianza entre los países, pero esto todavía no es positivo. excusa para la inacción. Se necesita una acción urgente para reconstruir las bases de una acción colectiva fuerte si queremos evitar los crecientes peligros del cambio climático.

Uno de los objetivos clave de la COP 25 era acordar un marco sólido y efectivo para los mercados de carbono en virtud del Acuerdo de París. No hacerlo significa que hará que sea más difícil, y más costoso para los países reducir las emisiones de GEI. Otra área en la que faltaba progreso era la transparencia: el elemento fundamental del Acuerdo de París necesitaba proporcionar a los países la seguridad de que otros están cumpliendo sus promesas.

La ambiciosa acción climática de los gobiernos generaría enormes beneficios de bienestar para sus ciudadanos, superando con creces los costos a corto plazo. Estos beneficios incluyen una mejor calidad de aire y salud, ciudades más habitables, mejores empleos en industrias más limpias y cadenas de valor globales más sólidas y seguridad alimentaria. Lo más importante: no hay otro camino a seguir. El tiempo corre y no estamos alcanzando lo que se necesita para preservar el planeta.

La financiación climática sigue siendo crítica para el éxito de nuestros esfuerzos colectivos. El compromiso de proporcionar USD 100 mil millones al año para 2020 hecho por los gobiernos de los países desarrollados tiene una importancia tanto simbólica como sustantiva. Nuestras estimaciones más recientes muestran que el objetivo de USD 100 mil millones al año para 2020 todavía es alcanzable. Pero solo si los países desarrollados intensifican urgentemente sus esfuerzos para ampliar las finanzas públicas y mejorar la eficacia con la que se utiliza esta financiación, y para movilizar las finanzas privadas lo suficiente como para mejorar la capacidad de recuperación y la capacidad en las economías más pobres y vulnerables.

Es hora de pasar de la negociación a la acción ambiciosa. Por lo tanto, acojo con beneplácito el acuerdo de los Principios de San José para la Alta Ambición e Integridad en los Mercados Internacionales de Carbono, adoptados por un grupo de países líderes al margen de la COP 25. Estos principios asegurarán que el uso de los mercados de carbono garantice la integridad ambiental y fortalezca en general esfuerzos de mitigación por parte de los países participantes.

También acojo con beneplácito el lanzamiento del Plan de Acción de Santiago que establece las acciones necesarias para incorporar el cambio climático en la política económica y financiera. La OCDE se enorgullece de contribuir al trabajo de la Coalición de Ministros de Finanzas para la Acción Climática que está impulsando esta agenda.

La OCDE está lista para apoyar a las Presidencias actuales y futuras de la COP para lograr los resultados que necesitamos en la COP 26 en Glasgow para impulsar la implementación en la década crucial que se avecina. Es hora de concluir las negociaciones y pasar a la acción. Glasgow o busto!

*Declaración del Secretario General de la OCDE, Angel Gurría, sobre el resultado de la COP 25

Lea más sobre el trabajo de la OCDE en apoyo de la acción climática: www.oecd.org/environment/cc

Trabajando con más de 100 países, la OCDE es un foro de política global que promueve políticas para mejorar el bienestar económico y social de las personas en todo el mundo.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here