Cómo aumentar pensiones para enfrentar envejecimiento de la población

600

Por Gloria M. Grandolini  ⁄ FOTO: Gloria M. Grandolini

Si bien muchos de nosotros nos esforzamos en retrasar el proceso de envejecimiento, la población envejece y esto no se puede evitar. Aún más, se puede predecir, y es algo para lo cual los países pueden prepararse.

A medida que los países en desarrollo prosperan, sus ciudadanos viven más tiempo, y se espera que disfruten de una vida más saludable. En 2050, el número de personas en el mundo de 65 años y mayores se habrá duplicado del 10 % al 20 %. Para entonces, el 80 % de los ancianos en el mundo –alrededor de 1300 millones de habitantes– vivirá en países de ingreso bajo.

¿Están preparados estos países para cuidar a los futuros adultos mayores y garantizarles los recursos que necesitan para vivir dignamente durante la vejez? ¿Podrán los países asegurar que las distintas generaciones tengan un acceso equitativo a los recursos?

Los sistemas de pensiones actuales no cubren a muchos grupos de la sociedad:

  • A medida que los países se hacen cada vez más urbanos y las familias tienen menos hijos, el cuidado tradicional de los ancianos basado en la familia se está desmoronando, y no existen mecanismos formales adecuados para reemplazarlo.
  • Los sistemas de pensiones tradicionales basados en el empleo no cubren a la mayor parte de los trabajadores del sector informal en las economías en desarrollo. En algunas regiones, estos trabajadores representan dos tercios o más de la población en edad de trabajar. Incluso para los que tienen empleos en el sector formal, la cobertura de pensiones ha ido disminuyendo para las personas que han ingresado a la fuerza laboral a partir de 1990 en términos de los años en que se han hecho contribuciones al sistema previsional, según la base de datos del Grupo Banco Mundial que recopila información sobre pensiones. Esto tiene un impacto importante en la cantidad de los ingresos por concepto de jubilación que podrán recibir.

En la última década se han producido cambios importantes en el panorama de las pensiones, lo que ha incluido reformas a decenas de sistemas de reparto no sostenibles en toda Europa y otras regiones, así como la notable expansión en el mundo de las “pensiones sociales”, que son transferencias de dinero en efectivo entregadas a los ancianos.

Sabemos que no existe una solución universal en materia de política de pensiones que pueda funcionar en todos los países.

Por ello, tenemos que ser hábiles y combinar las nuevas tecnologías financieras con los aportes de la economía del comportamiento y así determinar cuál es la mejor manera de ampliar la cobertura de pensiones para llegar al número cada vez mayor de ancianos, y evitar que caigan en la pobreza durante su vejez. La experiencia internacional muestra que podemos hacerlo:

  • Usar nuevas técnicas, como la autoinscripción en los planes de pensión para aumentar los ahorros para el retiro. En varios países ya se utilizan estas técnicas. Por ejemplo, en Nueva Zelandia y el Reino Unido más de 6 millones de personas se han inscrito en un plan de jubilación profesional por primera vez en los últimos cuatro años. Turquía es el último país en adoptar este enfoque.
  • Basarse en las ventajas de la inclusión financiera para ampliar la cobertura de pensiones. Dado que las cuentas de transacciones permiten que las personas acumulen dinero, envíen o reciban pagos, también se pueden usar para ayudar a las personas a acceder a otros productos financieros a la medida, como el ahorro de pensiones.
  • Utilizar las nuevas tecnologías financieras para ampliar los ahorros a corto y largo plazo, y alentar a las personas a ahorrar dinero para su jubilación. Por ejemplo, India, Kenya y México han creado mecanismos que se basan en grupos comunitarios locales y que permiten recolectar los aportes previsionales de los trabajadores del sector informal; usar los teléfonos móviles para configurar las cuentas de ahorro de pensiones, y realizar contribuciones adicionales en tales cuentas a través de los cajeros automáticos y en las tiendas minoristas.
  • Aplicar tácticas de la economía de la conducta y usar la tecnología para separar los fondos en cuentas diferentes, y luego establecer mecanismos para impulsar acciones como contribuciones automáticas o para enviar avisos recordatorios.

Distintos países están experimentando con diferentes opciones de reformas adaptadas a sus circunstancias demográficas y sociales, y los objetivos de desarrollo. Sin embargo, un tema común es que los mecanismos de ahorro para las pensiones deben ser simples y tener el costo más bajo posible.

Cómo y dónde invertir los ahorros de pensiones también se ha convertido en una pregunta constante.

Si bien los países están concibiendo soluciones para las pensiones para dar una mejor cobertura a sus ciudadanos, la comunidad internacional del desarrollo considera cada vez más a los fondos de pensiones como una fuente de financiamiento para el desarrollo a largo plazo, y satisfacer en particular las necesidades de infraestructura y subsanar las deficiencias causadas por los balances insuficientes de los bancos y de los Gobiernos.

Para hacer esto bien será necesario tener una gestión apropiada y diseñar instrumentos de inversión adecuados con el fin de lograr un delicado equilibrio entre los beneficios para los miembros de los sistemas previsionales y la sociedad en su conjunto. Por ejemplo, algunos países (como Sudáfrica) están diseñando bonos de infraestructura para permitir que los fondos de pensiones participen en los programas nacionales de fomento de las energías renovables, siguiendo el ejemplo de naciones latinoamericanas donde los fondos de pensiones han invertido en autopistas de peaje y otros proyectos.

En las últimas dos décadas, el Grupo Banco Mundial ha proporcionado asistencia técnica en los procesos de reforma de los sistemas de pensiones en decenas de países. Nuestro apoyo ha incluido: desde reformas paramétricas destinadas a aumentar la sostenibilidad de los planes de prestaciones hasta aumentar la eficiencia de los recientemente creados sistemas de contribución definida.

La próxima semana, el Grupo Banco Mundial organizará la séptima Conferencia Mundial sobre Pensiones y Ahorro que se centrará en los temas del aumento de la cobertura de pensiones, en particular entre los trabajadores del sector informal, y las inversiones de los sistemas previsionales en activos para promover el desarrollo económico.

Las ideas que surjan en la conferencia servirán como guía y ayudarán a dar forma al programa sobre reforma de los sistemas de pensiones en los próximos años. Aunque los países no pueden retrasar el proceso inevitable del envejecimiento de la población, sí pueden prepararse para garantizar que las personas envejezcan de manera cómoda y con dignidad.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here