Con sólo 6 indígenas en la OMPI discuten problemática mundial de pueblos originarios

664

Por Genaro Bautista / AIPIN / FOTO: OXFAM

Suiza.- La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), celebró en Ginebra, Suiza, del 30 de mayo al 3 de junio, la 30ª sesión del Comité Intergubernamental sobre Propiedad Intelectual y Recursos Genéticos, Conocimientos Tradicionales y Folclore (CIG).

El Comité incorporó dentro de su agenda dos eventos de importancia para los pueblos indígenas: un Foro de consulta y como parte de la Agenda de la reunión un punto específico sobre la participación de las comunidades indígenas y locales

Al conclave arribaron por sus propios medios solo seis representaciones indígenas ante el insuficiente respaldo de sus respectivos países, por lo que realizarán una recomendación a la Organización de las Naciones Unida (ONU), para que en el marco de la consulta sobre las mejores formas de participación indígena en estos espacios, se pida a los gobiernos apoyar a los representantes nativos para esto.

La escasa asistencia de estos pueblos, fue un tema de análisis de quienes arribaron al Foro de Consulta como al panel indígena.

Para el experto Kuna, Dad Neba de Panamá, los temas a discusión sobre conocimientos tradicionales, expresiones culturales, folclore y recursos genéticos, son trascendentales para el devenir de los pueblos indígenas.

La discusiones, apuntan los especialistas indios, son complejas, pues se está analizando, el acceso a Recursos Genéticos, y los trabajos se llevaron días de discusión.

El tema no cuenta con el consenso de los mismos Estados y cada uno de los países defiende sus intereses.

En entrevista, para el líder kuna, uno de los pocos que ha logrado profundizar en la temática, es lamentable que en la 30ª sesión de la OMPI, tuviera poca presencia de representantes indígenas, no obstante que en el tema se juega la supervivencia misma de las sociedades originarias.

Y es que está en discusión un Instrumento Jurídico Internacional para la Protección de los Conocimientos Tradicionales, Recursos Genéticos y Expresiones Tradicionales Culturales.

Estas reflexiones formaron parte del análisis de los delegados indígenas, quienes externaron su preocupación por que el instrumento jurídico puede ser avalado por los países sin el conocimiento y consentimiento de los pueblos nativos.

El punto 6 de la agenda referente a la participación de las comunidades indígenas y locales, se abordaron los casos de Nueva Zelanda, Sudáfrica y Costa Rica.

En la mesa discernieron sobre el tema Aroha Te Pareake Mead, de las Tribus Ngati Awa y Ngati Porou de Nueva Zelanda, Presidenta de la Comisión de Política Ambiental, Económica y Social de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y sus Recursos (UICN)

Compartieron la discusión Willem Collin Louw, Secretario del Consejo Khomani San de Sudáfrica, así como Alancay Morales Garro, del Pueblo Brunka de Costa Rica

Alancay Morales, subrayó la importancia que en cualquier medida a adoptar que afecten a los pueblos indígenas, se parta de lo que establece el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Los panelistas coincidieron en que los pueblos indígenas son capaces de resguardar sus conocimientos tradicionales por sí mismos, que están dispuestos a ofrecerlos a la humanidad siempre y cuando sus derechos fundamentales de definición y control, estén protegidos por la comunidad internacional.

Denunciaron del despojo de conocimientos tradicionales y recursos genéticos, de algunas compañías, por medio de patentes mal otorgadas, cuando el control del conocimiento debe de recaer en los beneficiarios de los mismos.

Para los exponentes, es urgente un instrumento internacional de propiedad intelectual y pueblos indígenas, donde se incluya la innovación, mejoramiento en las políticas económicas y sociales, incluyendo los derechos económicos

Recordaron que en la primera mesa redonda en 1998 en la OMPI sobre propiedad intelectual, se reconoció que los recursos genéticos deben ser desarrollados por los propios pueblos indígenas para proteger sus comunidades, dado que plantas, animales y naturaleza en general tienen significado sagrados para ellos, y habrá que protegerlos de la explotación por terceros.

Alancay, refirió que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), considera importante referirse a la propiedad de los pueblos indígenas sobre sus recursos o riqueza genética existente en sus territorios y los conocimientos tradicionales.

Para la Corte, es justo que los pueblos indígenas se vean beneficiados por la explotación, industrialización o comercialización, de sus recursos, conocimientos, innovaciones y prácticas tradicionales.

El panel concluyó que es significativo que los pueblos indígenas estén de acuerdo con los instrumentos tanto nacionales como internacionales.

Dentro de sus conclusiones la Mesa pide a la OMPI diseñar algún mecanismo que asegure la participación de los pueblos indígenas del Abya Yala

En su exposición el experto Brunka, dio a conocer que el Borrador de la Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de la Organización de Estados Americanos (OEA), reconoce más puntualmente estos derechos.

El artículo XXVIII de la Declaración Americana, sobre la Protección del patrimonio cultural y de la propiedad intelectual, recomienda a los Estados que con la participación plena y efectiva de los pueblos indígenas, adopten medidas necesarias para que los acuerdos y regímenes nacionales o internacionales provean el reconocimiento y la protección adecuada del patrimonio cultural y la propiedad intelectual asociada a dicho patrimonio de las sociedades originarias.

En esta adopción, apuntan, se realizarán consultas encaminadas a obtener el consentimiento libre previo, libre e informado de los pueblos indígenas.

Las preocupaciones de los liderazgos indígenas son claras ante la intención de los países en alcanzar un consenso de un instrumento jurídico internacional al respecto y que puede conllevar riesgos para las sociedades originarias quienes se encuentran al margen de estas disputas.

La Trigésima sesión en la OMPI, examinó el Documento Consolidado en Relación con la Propiedad Intelectual y los Recursos Genéticos. El texto en cuestión, es resultado de acuerdos alcanzados por el Comité Intergubernamental de la OMPI sobre Propiedad Intelectual y Recursos Genéticos, Conocimientos Tradicional y Folclore (el CIG).

La propuesta pretende ser la base de un Instrumento Internacional en relación con la Propiedad Intelectual que aseguren la protección eficaz y equilibrada de los recursos genéticos, los conocimientos tradicionales y las expresiones culturales tradicionales, que sirvan de partida para las reuniones del Comité.

En su preámbulo, el Documento Consolidado, en su mayoría entre corchetes, manifiesta que velará porque se respeten los derechos de las comunidades locales y los pueblos indígenas, sobre sus recursos genéticos incluido el principio del consentimiento previo y la participación plena y efectiva de conformidad con los acuerdos internacionales, especialmente con la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

El borrador señala que las oficinas de patentes impondrán un requisito obligatorio de divulgación estipulado en el instrumento jurídico internacional cuando el patentamiento de recursos genéticos perjudique los intereses de las comunidades locales y los pueblos indígenas.

El Comité Intergubernamental sobre Propiedad Intelectual y Recursos Genéticos, Conocimientos Tradicionales y Folclore (CIG), ha sostenido negociaciones para el manuscrito.

En él han participado Estados, la OMPI, organismos multilaterales y ONG’s. Actualmente algunos indígenas.

El plazo establecido para presentar el instrumento es 2017, donde la Asamblea General de la OMPI ponderará los avances efectuados y tomará una decisión para convocar a una conferencia diplomática o en su caso continuar con las negociaciones del documento.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here