Sustituir subsidios con producción

670

Por José Calzada Rovirosa* ⁄ FOTO: SAGARPA

Decirles que me siento muy agradecido, muy contento, porque estas oportunidades son grandes ventanas que nos permiten hablar de lo que se está haciendo en el sector primario, cuáles son los déficits que tenemos, cuáles son las oportunidades, las ventanas de oportunidades que se nos están abriendo en los mercados nacionales y también en los mercados internacionales, qué estamos haciendo, qué vemos hacia adelante.

Nosotros no solamente queremos administrar los temas del presente, sino tener una visión del futuro.

México está llamado a ser uno de los 10 principales productores de alimentos del mundo. Hoy somos el doceavo productor de alimentos del mundo, y queremos ser el onceavo productor de alimentos del mundo para el año 2018. No estamos lejos.

Según los últimos datos que tenemos, estamos a un valor de producción de 300 millones de dólares del sector agropecuario con respecto de Argentina, y estamos plenamente seguros que, si seguimos creciendo al ritmo que ha venido creciendo el sector primario en los últimos años en nuestro país, vamos a ser el onceavo productor de alimentos del mundo para el año 2018. Ese es nuestro gran horizonte.

Cuando me dicen: ¿cuál es uno de los principales objetivos que se tiene en la administración? Con claridad y certeza siempre decimos: ser el onceavo productor de alimentos del mundo, llegar a un nivel de exportaciones superavitario como ya lo tenemos, lo logramos el año pasado, y por supuesto cada vez producir más valor, tenemos que pasar de volumen a valor. Ese es el gran objetivo de México.

Cuando vemos que somos el principal productor de aguacate del mundo, cuando vemos que México produce el 70 por ciento del aguacate que produce el mundo, porque se producen dos millones de toneladas de aguacate, México produce 1.3 millones de toneladas, exportamos 700 mil toneladas aproximadamente, pues nos da orgullo.

Cuando hablamos de que somos el gran productor de tequila, estamos exportando 400 litros de tequila por minuto. Toman más tequila afuera que aquí, fundamentalmente en Estados Unidos. Eso nos da mucho orgullo.

Cuando hablamos de que uno de cada tres jitomates que se consumen en Estados Unidos, inclusive un poquito más, se producen en México.

Que el 65 por ciento de las hortalizas que se consumen en Estados Unidos, de importación, son producidas en México, pues eso habla de un campo pujante, agresivo en lo productivo, un campo que está destinado a ser una historia de éxito.

Siempre menciono que al campo mexicano no solamente se le puede medir en blancos y negros, es decir, en cuánto genera con respecto al PIB, que por cierto generamos el 8.2 por ciento del PIB, nuestro campo vale 93 mil millones de dólares, es lo que valió el año (pasado), de lo que se produce en el campo, más la agroindustria, 93 mil millones de dólares, sino que la cuenta va mucho más allá.

Porque en el campo mexicano trabajan siete millones de personas, es decir, el campo mexicano te da contribución social, y por ello, mencionamos siempre que invertir en el campo es invertir en la paz social del país.

Por eso es una inversión, no es un gasto público, es una inversión que se va directamente o que tiene una influencia directa con la calidad de vida de nuestras personas.

Este año las cifras nos colocan en una posición ejemplar, una posición muy interesante. El cierre que hacen autoridades que miden las inflaciones y el crecimiento económico de nuestro país, nos colocan en el primer semestre que crecimos al 4.2 por ciento, muy por encima de la economía nacional.

Nos indican también que exportamos en valor, un poco más de 15 mil millones de dólares, 15 mil 300 millones de dólares. Eso nos va a permitir lograr la meta que nos propusimos al principio de este año, de 3.5 por ciento de crecimiento, seguramente lo vamos a pasar, y de 30 mil millones de dólares de valor de exportaciones. Ese es el momento que estamos viviendo actualmente.

Tuvimos de importaciones 12 mil 500 millones de dólares, nada más en el primer semestre, y eso nos hace que tengamos hoy una balanza superavitaria. Pero cuando hablamos de balanza superavitarias en el sector primario, pues parece que fue sencillo. Tuvieron que pasar prácticamente 22 años de cifras rojas o de cifras en déficit, para que México pudiera pasar a ser un país superavitario. Ahora, ¿qué sucedió en todos esos 20 años? Porque algo pasó para que cambiáramos.

Los gobiernos, desde la entrada del Tratado de Libre Comercio, cuando se negoció, para muchos en una posición de desventaja para este sector primario, hay que recordar que cada vez que se negocia un tratado comercial con cualquier país del mundo, prácticamente el sector más sensible en la negociación es el sector social, es el sector primario.

Entonces, cuando se negoció el TLC muchas personas tenían dudas, y tenían también reticencia a que fuéramos a un tratado comercial de esta naturaleza, porque el nivel de tecnificación de Estados Unidos y de Canadá, era para muchos, muy superior que el de nuestro país.

Allá en Estados Unidos se enfocaron fundamentalmente a la producción de papa, a la producción de granos, que son campeones mundiales en la producción de granos, también por su extensión, y pasaron muchos años en los que el Gobierno Federal viene invirtiendo en áreas y en materias que a México le dieron estabilidad y competitividad, para poder competir en el plano global.

Nada más para contextualizar, las economías de escalas. México tiene 26 millones de hectáreas cultivables y 22 millones de hectáreas cultivadas. Estados Unidos tiene 120 millones de hectáreas cultivadas. Esa es la diferencia, prácticamente multiplicado por seis.

Entonces ser muy competitivos y hoy estar penetrando a mercados internacionales como Estados Unidos, teniendo prácticamente una sexta parte de la porción de tierra que tienen ellos, es un gran mérito de los mexicanos, de las mujeres y de los hombres productores del campo. Ellos nos tienen hoy precisamente en esta posición. Sin embargo, para adelante se vislumbran grandes retos.

La FAO ha mencionado que para el año 2050, que está aquí a la vuelta de la esquina, por lo menos debemos de producir 70 por ciento más alimentos en el mundo, por dos circunstancias: la primera, el crecimiento demográfico normal, y la segunda, por incremento en percepciones económicas a escala global. Y México aquí tendrá un papel destacado que jugar.

Ahora, ¿cómo hacerle para poder producir 70 por ciento más alimentos en el mundo? Hay pocas fórmulas mágicas, todo tiene que ver hoy en día con la ciencia, invertir en innovación, en tecnología, en tecnificación y en mecanización, es la fórmula para poder llegar a producir más alimentos en México, pero por supuesto también en el mundo.

La administración del señor Presidente Enrique Peña Nieto, a quien yo le agradezco de manera amplia y directa, y siempre se lo he reconocido y comentado, por darme esta oportunidad de liderar los temas que tienen que ver con el sector primario de nuestro país, se enfocó en varias cuestiones que tiene que ver más que con subsidios, con tecnificación y producción.

Alejarnos de la política subsidiaria para dedicarnos a la política productiva, y hay ejemplos muy concretos en esta materia. Por ejemplo, se fijó el señor Presidente de la República al principio de su administración, tecnificar 450 mil hectáreas de riego.

Para mí, una de las áreas y de las materias más importantes que podemos hacer por el campo mexicano, es la tecnificación de los sistemas de riego, que rinden más, el agua, ahorras más agua para otros usos. Pero tercero, te da una mayor producción en los cultivos en diferentes partes del país; 450 mil hectáreas que prácticamente al día de hoy estamos llegando a esa frontera que se propuso el Gobierno Federal al principio de la administración.

El señor Presidente ya nos elevó la meta y nos dijo: bueno, Pepe, pues ahora van a llegar a 520 mil. Ahora, ¿qué significa tecnificar 450 mil hectáreas? Primero, una inversión de aproximadamente seis mil 500 millones de pesos, que estaremos, digamos, cerrando a seis mil 500 millones de pesos este año, pero un dato muy revelador, el agua que ahorras por haber tecnificado 450 mil hectáreas, es prácticamente lo que consumen al año 19 millones de personas, de agua.

Entonces, tienes una contribución productiva, pero también tienes una gran contribución social. Son prácticamente la población de la zona metropolitana aquí de la Ciudad de México, el consumo al año, de 450 mil hectáreas.

Al final de la administración 520 mil hectáreas van a significar básicamente el consumo de 25 millones de personas, el consumo anual de agua, de aproximadamente de 25 millones de personas al año. Esa es una contribución ambiental, ecológica, sustentable, pero por supuesto también productiva.

Por otra parte, estamos recuperando tierras de agostadero, llevamos 570 mil hectáreas, digamos de cerril, que tenían algún tipo de degradación, 570 mil hectáreas estamos recuperando, de dos millones de hectáreas que nos hemos propuesto.

Ahorita le estamos poniendo mucho entusiasmo y énfasis a esas hectáreas que estamos recuperando, estamos metiendo mayor maquinaria a través de una institución que se llama CONAZA, que trabaja precisamente para la propia Secretaría, y con ello vamos a poder recuperar aproximadamente dos millones de hectáreas.

Otra parte importante de la tecnificación y de la innovación, tiene que ver con los invernaderos. ¿Cuál es la diferencia? En un invernadero se puede producir entre 10 y 12 veces más de lo que se produce a cielo abierto, ya con riego tecnificado, 12 veces más.

Hay productores, por ejemplo, de jitomate que están produciendo 70 kilos de jitomate por metro cuadrado, es algo impresionante. México en un principio adoptó tecnologías que venían de Israel y de Holanda, fundamentalmente. Israel muy caliente, Holanda en gran parte del año muy frío.

Y aquí en México, nuestros ingenieros empezaron a diseñar invernaderos mucho más eficaces para la normalidad de nuestro territorio y hoy somos campeones mundiales. Tenemos 25 mil hectáreas de invernaderos, somos el quinto país del mundo con más invernaderos, es decir, en el contexto global no estamos nada mal. Tenemos de acuacultura, que también es una parte muy importante que sé que preocupa y ocupa al Partido Verde, en sus iniciativas y en sus acciones, tenemos de acuacultura, hoy ya 120 mil hectáreas.

¿Son muchas o son pocas? La Ciudad de México tiene 150 mil hectáreas, imagínense nada más toda la Ciudad de México de pura acuacultura, estados como Sinaloa, como es el caso de Sonora, como es el caso de Colima, Nayarit tiene acuacultura, Baja California Sur tiene acuacultura, estamos produciendo tilapia, estamos produciendo camarón, en fin, especies que ayudan a la canasta de los mexicanos y que sin duda alguna hacen la diferencia en la calidad de vida de muchísimas personas.

Uno de los temas que seguramente ustedes ven, escuchan en los medios de comunicación, tiene que ver con los pequeños productores. Los pequeños productores siempre nos están exigiendo, nos están demandando que gran parte de los apoyos que tiene la Secretaría, este año vamos a ejercer un presupuesto de aproximadamente 72, 74 mil millones de pesos.

Pero que gran parte del presupuesto de la Secretaría vaya enfocado a los pequeños productores, y los pequeños productores dicen: oye, pues los grandes se defienden solos, tienen acceso a crédito, tienen tecnificación, sin embargo, los pequeños productores carecemos de muchos instrumentos para poder crecer.

Y el señor Presidente de la República nos dijo: vamos enfocando, ya les comentaba del subsidio a la productividad, pero también vamos enfocando los presupuestos de la propia Secretaría para apoyar cada vez más a los pequeños productores.

Hoy en la mañana hacíamos un balance, un balance de cuánto hemos destinado a los pequeños productores. Solamente de los apoyos que tienen que ver con subsidios, el 50 por ciento, este año, 50 por ciento, han ido a productores que tienen menos de cinco hectáreas.

Si subimos el nivel a menos de 20 hectáreas, tenemos que el 70 por ciento de los subsidios que suman 31 mil millones de pesos, han ido a pequeños productores, es decir, vamos en esa dirección. Son pequeños productores que, como mencioné, tienen menos de cinco hectáreas, o menos de 20 hectáreas, que fácilmente puedes incrementar el valor y la producción con una pequeña inversión.

El 77 por ciento del territorio nacional que es cultivable, es menos de cinco hectáreas. Entonces hoy tenemos que enfocarnos más a aquellos pequeños productores que no tienen los insumos precisamente para salir adelante. Y dos filones más, que me parece muy destacado mencionar, de gran atención, porque es aparte atención social y familiar, son las mujeres.

En las mujeres hay un presupuesto, nada más para las mujeres, por parte de la Secretaría, de cuatro mil 200 millones de pesos, tiene que ver con patios de cultivos, tiene que ver con granjas familiares, con huertos familiares, tenemos que ver con pequeños sistemas de irrigación, a veces son de una hectárea; tiene que ver con mecanización para que cueste menos trabajo el arar, el cultivar, y también el comercializar los productos.

Y el otro tiene que ver con los jóvenes. En México y en el mundo tenemos un tema en el campo, la edad de la población que hoy trabaja y que se esfuerza en el campo mexicano, está muy por encima del promedio nacional de edad.

Nuestra población tiene 27 años, promedio, la población que trabaja en el campo tiene entre 45 y 50 años. Entonces tenemos un tema que debemos resolver, y a los jóvenes no solamente los podemos entusiasmar con el discurso, los tenemos que entusiasmar con instrumentos para que hagan al campo productivo y para que ganen bien y para que vivan bien.

Por eso, este año, hubo una bolsa de 400 millones de pesos, es una bolsa inicial, pero es un primer buen esfuerzo para arraigar a los jóvenes al campo mexicano, de hecho el programa se llama Arráigate.

Ya instrumentamos, tenemos líderes por entidad, tenemos líderes por municipio, que nos van a estar proporcionando aquellos proyectos productivos, pueden ser pequeños proyectos productivos, pero precisamente para que la propia dependencia, SAGARPA, esté fondeando los proyectos productivos de los jóvenes para que sientan ese atractivo económico de que en el campo pueden hacer negocio, pueden vivir bien y pueden tener a sus familias.

Entonces, estos dos sectores muy importantes para nosotros, mujeres y los jóvenes. Con todo ello, amigas y amigos, hoy como mencionaba que somos el doceavo productor del mundo, tenemos también grandes medallas en otras áreas.

Por ejemplo, somos el séptimo productor de proteína animal del mundo, esto es carne de res, huevo, carne de pollo, entre otras cosas, carne de cerdo, séptimo productor de proteína animal del mundo. Tenemos 35 millones de cabezas de ganado en México. Al año van al rastro 6.5 millones de cabezas de ganado. Tenemos 150 millones de gallinas ponedoras, México produce diario, aproximadamente, 120 millones de huevos. Es decir, como productor somos de los más importantes.

Hace unos días fuimos a Jalisco, a una planta productora, ellos producen leche, producen cerdo, producen carne de ave y producen huevo, y a mí me impresionó que en esas instalaciones tienen 25 millones de gallinas ponedoras, es la planta productora de huevo más grande de América Latina, y de las más grandes del mundo.

Diario este señor, con todo lo que implica la inversión que hicieron hace muchos años, produce 21 millones de huevos diario, huevos San Juan. Es impresionante. Entonces cuando salimos y vemos no solamente el potencial, sino lo que ya estamos produciendo en México, auténticamente nos hace sentir muy orgullosos.

El ser el principal productor de aguacate, como ya lo mencioné y el principal exportador; somos el primer productor de pimiento morrón del mundo; somos el segundo productor de limón, particularmente el limón mexicano, que es el limón que tiene semilla, en el mundo.

Hace tiempo que se incrementó el precio del limón, ustedes recordarán a principios de año, entonces muchos compañeros me preguntaban: ¿cuáles son nuestras alternativas de importación? Y yo les decía, son pocas, porque si somos el segundo productor del mundo, nosotros proveemos al mundo del limón. El primer productor es China, el segundo es México, el tercero es India, y estoy seguro que muy pronto vamos a alcanzar a China, porque estamos muy, muy cerca de la producción de limón que ellos tienen.

Somos el segundo productor de nuez, Chihuahua, aquí está Juárez bien representado, pues ahí en Samalayuca hay plantíos de nuez, hoy están sembrando nuez en el desierto. No sé si has visto ahí en las dunas, es impresionante lo que están haciendo con hidroponía.

Entonces somos ya el segundo productor de nuez del mundo, y prácticamente toda la nuez que estamos produciendo, en buena medida, en cuanto a la exportación, va a China. Hemos abierto canales de comunicación y de comercialización muy importantes con Asia. Nada más a Japón le vendemos mil millones de dólares, nada más, fundamentalmente de carne de cerdo.

Con China estamos creciendo, el año 2014 vendimos 150 millones de dólares. El año pasado crecimos 35 por ciento las exportaciones y este año seguramente nos va a ir muy bien. Estamos vendiéndole a Corea.

Entonces estamos en la ruta instruida por el señor Presidente de la República, para aperturar otros canales y otros conductos de comercialización de los buenos productos que se llevan a cabo en el campo mexicano. En cuanto a exportación, somos el primer exportador de cerveza del mundo, como lo vieron en el video, y el cuarto productor.

Somos el principal exportador de jitomate, somos uno de los principales exportadores también de aguacate, como ya lo mencioné, o el principal productor y exportador de aguacate, entre otros productos, pimientos y chiles.

A veces vamos a países con los teníamos una relación comercial en términos agropecuarios precaria en los últimos años. Por ejemplo, fuimos a la Península Arábiga, hace dos meses aproximadamente, visitamos cuatro países, y les vendemos a ellos 70 millones de dólares al año, ellos nos venden 60 mil dólares al año, es decir, el comercio es muy escaso entre ambas naciones.

Y cuando llegamos allá les pasamos el video, y estaban muy sorprendidos de nuestros recursos naturales. Cuando les hablamos que somos un gran productor, ellos prácticamente todo lo importan, fuimos con 40 productores que llevaban desde miel, hasta carne de res, llevaban dátiles, precisamente de Chihuahua; llevaban garbanzo de Nayarit; llevaban arroz de Colima.

Y nada más en ese viaje vendieron 120 millones de dólares. De hecho, vamos a dar el banderazo de salida al primer embarque de garbanzo el día de mañana que estemos en Nayarit.

Reconvertimos tres mil hectáreas que producían otra cosa, nada más para producir garbanzo, y le están pagando prácticamente al doble. Entonces son áreas de oportunidad que uno tiene que explorar en la Secretaría. No es solamente producir, sino también por supuesto es vender bien.

De tal suerte que, con estos datos y esta presentación, lo que les quiero dejar en la mente colectiva que siempre está preocupada por México y por una mayor productividad y mejor calidad de vida de nuestra gente, que vamos en la ruta adecuada. Este es un camino, lejos de nuestro destino, sin duda alguna, estamos lejos de nuestro potencial, pero es un camino de éxito.

Cuando vamos a los estados y vemos a las mujeres productoras, por ejemplo, de tilapia, en Michoacán hay un proyecto de una señora para producir tilapia de 50 millones de pesos. Vamos a las entidades federativas como Jalisco, el gran productor o como Michoacán el gran productor agropecuario, sin duda alguna el número uno de México, vemos historias de éxito, que muchas de ellas se construyeron con esfuerzo y con paciencia.

Hoy el Gobierno Federal está aportando, a veces quizá no todos los recursos que nosotros quisiéramos, pero está aportando para el progreso nacional. Porque como les comenté, invertir en el campo, es invertir en paz, es invertir en la paz, estoy completamente convencido de ello, tienen empleo, tienen calidad de vida, tienen acceso a mercados, les va bien, ganan más y México vive mejor.

Entonces no les doy más cifras para no abrumarlos, pero les dejo esa reflexión, el campo es estratégico, es origen y es destino, estoy plenamente convencido. No es distraer recursos de otras actividades, es invertir bien. Hoy estoy más convencido que nunca.

Ustedes saben, vengo de un estado que es un estado manufacturero, un estado que es automotriz y que también invierte en aeronáutica, tuvo un origen agrícola como prácticamente todos, después pasamos a lo agroindustrial, con la llegada de Kellogs y de otras empresas importantes.

De tal suerte que aquí, en esta Secretaria, en la cual, como mencioné, estoy a punto de cumplir un año, he venido aprendiendo mucho, pero también he venido a valorar lo que este sector significa para México, significa paz.

*Intervención de José Calzada Rovirosa, secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, en la Reunión Plenaria de legisladores federales del Partido Verde Ecologista de México.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here