Clima afecta producción mundial de cereales

828

De acuerdo con los pronósticos actuales, la producción mundial de cereales en 2015 ascenderá a 2,527 millones de toneladas, es decir, 2.6 millones de toneladas menos de última previsión y 33.9 millones de toneladas (o un 1.3 %) por debajo del récord registrado en 2014.

La revisión a la baja de diciembre refleja principalmente una disminución de las previsiones para el maíz y el trigo, mientras que la previsión para la cebada se incrementó y aquella para el arroz se mantuvo sin variaciones.

Actualmente se prevé que la producción mundial de cereales secundarios en 2015 se situará en 1,301 millones de toneladas, esto es, aproximadamente 1 millón de toneladas menos de lo previsto en noviembre y 32.3 millones de toneladas (un 2.4 %) por debajo del nivel de 2014.

En gran medida, la revisión de este mes fue resultado de la reducción de 5 millones de toneladas, por causas meteorológicas, en la producción de maíz de China, donde de todos modos se espera una cosecha sin precedentes.

Por otra parte, las perspectivas sobre la producción de maíz en el Brasil, los Estados Unidos de América y México mejoraron. La producción mundial de cebada también se incrementó en 1.4 millones de toneladas desde noviembre, casi exclusivamente debido a la Unión Europea (UE).

En cuanto al trigo, con la mayoría de las cosechas ya recogidas, actualmente se calcula que la producción mundial ascenderá a 735 millones de toneladas, es decir, una cifra ligeramente inferior a la de noviembre, pero todavía algo superior a la registrada en 2014. La disminución de este mes refleja principalmente fenómenos meteorológicos adversos en la Argentina, el Brasil y el Pakistán.

La FAO calcula que la producción mundial de arroz (sobre la base del arroz elaborado) se situará en 491.4 millones de toneladas en 2015, manteniéndose prácticamente invariada respecto del mes pasado, aunque siga indicando una contracción interanual cercana a 3 millones de toneladas (o un 0,6 %).

Actualmente, se estima que la utilización mundial de cereales en 2015/16 se cifrará en 2,529 millones de toneladas, casi sin variaciones respecto del mes pasado, pero un 1.0 % más que en 2014/15. Esto supondría una aguda ralentización del crecimiento, respecto del 3.2 % y el 4.3 % registrado en 2014/15 y 2013/14, respectivamente, principalmente a causa de unas perspectivas menos favorables de la demanda para el uso como pienso y con fines industriales.

Se calcula que la utilización total de cereales secundarios alcanzará los 1,302 millones de toneladas, ligeramente por encima de lo pronosticado el mes pasado. La utilización mundial de cereales secundarios debería de ser tan solo ligeramente mayor que en 2014/15; en concreto, la cantidad destinada a pienso debería de ascender a 743 millones de toneladas, es decir, un 1.3 % más que en la campaña anterior.

Por el contrario, las previsiones indican que la utilización mundial de trigo se incrementará un 1.8 %, situándose en 728 millones de toneladas en 2015/16, de los que 491 millones corresponderían a su utilización como alimento —con un incremento de cerca del 1.0 %— y 145 millones, a su uso como pienso —con un aumento del 3.5 %—. Es probable que el fuerte crecimiento de la utilización de trigo en la alimentación animal se concentre en los Estados Unidos de América y la UE, compensando la brusca disminución prevista en el Canadá, cuya cosecha de trigo este año fue más reducida.

Según las previsiones, la utilización mundial de arroz crecerá un 1.3% y se situará en 499 millones de toneladas, de los que se calcula que unos 402 millones se consumirán como alimento —esto es, un 1.4 % más que en la campaña anterior—, cifra que, en líneas generales, se corresponde con el crecimiento de la población mundial.

De acuerdo con la última evaluación de la FAO, es probable que la disminución de las existencias mundiales de cereales de la presente campaña sea menos pronunciada de lo pronosticado el mes pasado, tras los ajustes al alza de las existencias de arroz y cereales secundarios (principalmente maíz).

Actualmente, se estima que las existencias totales de cereales al cierre de las campañas que terminarán en 2016 alcanzarán los 643 millones de toneladas, es decir, 5.8 millones de toneladas por encima de lo previsto el mes pasado y 2.9 millones de toneladas (solo un 4%) por debajo de las previsiones de 2015.

En consecuencia, se calcula que el coeficiente reservas-utilización de cereales a nivel mundial rondará el 25 %, ligeramente por debajo del coeficiente registrado en 2014/15, que fue del 25.6 %. El pronóstico sobre las existencias mundiales de cereales secundarios se ha incrementado en 5.3 millones de toneladas, hasta 271 millones de toneladas, con los Estados Unidos de América como responsables de la mayor parte de la revisión, que actualmente se sitúa apenas un 2 % por debajo del récord del año pasado.

La previsión para las existencias mundiales de arroz también fue ampliada en 900 mil toneladas, ubicándose cerca de los 166 millones de toneladas, principalmente debido al aumento de las cifras relativas a Bangladesh, Indonesia y la República de Corea. A este nivel, las existencias mundiales de arroz estarían unos 6 millones de toneladas (o un 3.6 %) por debajo de los valores de 2015, concentrándose en la India y Tailandia gran parte de esta reducción.

Por el contrario, los remanentes mundiales de trigo podrían alcanzar los 207 millones de toneladas en 2016, es decir, 4 millones de toneladas (un 1.9 %) por encima de su ya de por sí elevado nivel de apertura. La previsión es ligeramente inferior a la del mes pasado, debido a una acumulación de existencias inferior a lo previsto en la Argentina y el Brasil.

Gran parte del incremento de las existencias mundiales previsto para el año próximo reflejará aumentos pronunciados en China, los Estados Unidos de América, la Federación de Rusia y la UE que compensarán con creces las significativas disminuciones en la Argentina, el Canadá, la India y la República Islámica de Irán.

Reducción del comercio

De acuerdo con las previsiones actuales, el comercio internacional de cereales en 2015/16 (las exportaciones) se reducirá en alrededor de 11 millones de toneladas (o un 2.9 %) respecto del récord de la campaña anterior, ubicándose en torno a los 364.5 millones de toneladas.

En líneas generales, esta previsión no ha sufrido variaciones desde el mes pasado, gracias a que las ligeras reducciones en el comercio de trigo y arroz han sido compensadas por el incremento en relación con los cereales secundarios.

En comparación con la campaña anterior, se presume que el comercio mundial de trigo en 2015/16 (julio/junio) se reducirá tanto como 6.3 millones de toneladas (o un 4 %) hasta alcanzar los 149.5 millones de toneladas, principalmente debido a la expectativa de una notable reducción de las importaciones en Marruecos, la República Islámica de Irán y Turquía.

Se prevé que el comercio mundial de cereales secundarios en 2015/16 (julio/junio) descenderá en unos 5.7 millones de toneladas (o un 3.2 %) respecto del récord alcanzado en la campaña anterior y se situará en torno a los 170 millones de toneladas. Gran parte de esta caída se debería a una contracción en los volúmenes de comercio de cebada y sorgo, que sería del 11.3 % y el 9 %, respectivamente, tras una pronunciada reducción de las compras por parte de China.

Es probable que el comercio mundial de maíz descienda un 9 % respecto del nivel máximo alcanzado en la campaña anterior y se sitúe en 127.5 millones de toneladas a causa de un menor volumen de importaciones en México y la República Islámica de Irán. Por el contrario, se estima que en el año natural 2016 el comercio mundial de arroz registrará un repunte del 2.6 %, gracias a una mayor demanda de importación en Filipinas, Indonesia, Nigeria y la República Islámica de Irán.

*Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales.

 

 

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here